16:00 h. Jueves, 14 de Diciembre de 2017

El 35 Congreso de Periodistas del Estrecho se desarrolló en Gibraltar

La 35 edición del Congreso de Periodistas del Estrecho reunió en Gibraltar a medio centenar de periodistas de ambas orillas donde se analizó la literatura y cultura en la zona.

laesfera.opennemas.com  |  25 de Noviembre de 2017 (19:48 h.)
Más acciones:

inauguracion-en-gibraltar-congreso-de-periodistas-del-estrecho
inauguracion-en-gibraltar-congreso-de-periodistas-del-estrecho

El 35º Congreso de Periodistas del Estrecho, fruto del convenio de colaboración existente entre la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar (APCG) y la Asociación de Periodistas del Norte de Marruecos, se inauguró el jueves, 23 de noviembre, en Gibraltar, donde se desarrolla hasta el domingo 26 de noviembre.

El encuentro, que reunirá a algo más de medio centenar de periodistas de ambas orillas del Estrecho, girará en torno al lema ‘Presente y futuro de las culturas del Estrecho’, siendo la primera vez que se celebra al otro lado de la Verja.

El acto inaugural del Congreso, se llevó a cabo en las instalaciones del hotel Caleta Palace, contando con la participación del ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, junto con los presidentes de las dos asociaciones de periodistas, Javier Martínez y Mustapha Labbasi, y la decana del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA), Eva Navarrete.

El periodista, escritor y director del Centro Andaluz de las Letras, Juan José Téllez, fue el encargado de abrir la jornada del viernes 24, que concentró la mayor parte de las ponencias y la mesa redonda incluidas en el programa.

Téllez, que ha compartido en este Congreso sus reflexiones sobre los difíciles momentos que atraviesa el periodismo, habló también de la cultura como herramienta para construir puentes, y del Estrecho como “patria común” y como espacio propio, mestizo y necesariamente abocado al conocimiento mutuo, el diálogo y el entendimiento.

El director del CAL, que recordó que “las redes sociales son ahora el ágora pública”, insistió en la importancia de que este oficio sobreviva, a pesar de los estragos que han provocado la crisis económica, la crisis de valores, la pérdida de credibilidad de los medios tradicionales y de los propios periodistas, y la irrupción de las redes sociales. “Los periodistas hemos sido cómplices en la muerte de la curiosidad, y esa curiosidad muerta, convertida en cadáver, empezó a asesinar también a nuestro oficio”.

“Los pueblos tienen una obligación fundamental, que es intentar sobrevivir, y los periodistas también la tienen, pero, a ser posible, sin contribuir a que sus medios sean cada vez más totalitarios, más excluyentes, menos plurales, más indignos”, señaló Téllez, que recordó que en no pocas partes del mundo, y también en nuestra historia reciente, los periodistas han intentado ser fieles a su oficio, incluso en las más adversas circunstancias. “Perder un empleo es duro, pero arriesgarse a perder la libertad o la vida lo es mucho más”, comentó, para añadir que “la memoria es, sin duda, una buena herramienta para construir el futuro”.

Téllez, que habló de Hemingway, de Borges, de Rosa Montero, de Saramago, de Sánchez Nogales, de Goytisolo…  afirmó que “los periodistas somos un país aparte”, y defendió el derecho de cada cual a elegir su propia patria emocional, en la que juega un papel fundamental la cultura, que tiende a construir puentes, no a destruirlos.

A preguntas de los congresistas, durante el intenso e interesante debate posterior, Téllez hizo un llamamiento a la honestidad e integridad de los periodistas, como única resistencia posible a la precariedad laboral que se ceba con el oficio de informar. “El periodista no está por encima del bien y del mal, puede tener su ideología o sus creencias, o no tenerlas, y eso influye, obviamente, en su manera de contar la realidad, pero de lo que se trata es de ser honesto, y que el que elija leerte lo haga sabiendo cómo piensas”.

En cuanto a los retos de la literatura en las orillas norte y sur del Estrecho, el director del CAL consideró que ambas tienen un problema común: el aislamiento. “Esta ha sido siempre una zona con una literatura muy rica, pero por lo general cuesta mucho que salga del territorio y llegue a los grandes circuitos… Hasta ahora no ha habido un tejido editorial, ni tampoco el suficiente apoyo institucional”, lamentó Téllez, que recordó que “el buen periodismo es siempre literatura”.

Patrimonio de la Unesco

Por su parte, Abdeslam Damoun desgranó durante su intervención los numerosos proyectos de rehabilitación y puesta en valor del patrimonio que se están llevando a cabo desde hace algunos años en el norte de Marruecos, y la labor que pueden y deben desarrollar los periodistas en la difusión de este trabajo y de este patrimonio histórico y cultural común.

El ponente marroquí, representante también del Ayuntamiento de Tetuán, detalló los buenos resultados que está dando el Foro Internacional de Medinas Fortificadas, cuya primera edición se llevó a cabo en 2014, habló de varios proyectos de futuro que permitirán poner en valor la región, y destacó la importancia del legado andalusí del norte de Marruecos, lamentando que, pese a ello, éste no sea aún suficientemente conocido a esta orilla del Estrecho.

El 35º Congreso de Periodistas del Estrecho, continuó en la tarde del viernes 24 con una segunda parte técnica de conferencia y mesa redonda, en la que participaron, por parte gibraltareña, el historiador Clive Finlayson y el poeta Trino Cruz; por la delegación española, la poeta y escritora Paloma Fernández Gomá, y por la delegación marroquí, el periodista y escritor Jalal Goundali.

Finlayson, director del Museo de Gibraltar y de las excavaciones que desde hace tiempo se vienen llevando a cabo en las cuevas de Gorham y Vanguard, aportó durante su conferencia interesantes detalles sobre el pasado remoto del Peñón, pero también sobre el pasado reciente, debatiendo con los periodistas tanto sobre la época Neanderthal como sobre los túneles secretos de la Segunda Guerra Mundial, pasando por el esplendor de la fortificada ciudad de los benimerines en el siglo XIV.

“Tanto el comienzo como el final de Al-Andalus tienen mucho que ver con Gibraltar”, recordó el historiador gibraltareño, que puso de manifiesto el importante patrimonio que la época musulmana dejó en la ciudad. Asimismo, Finlayson destacó la importante labor arqueológica y paleontológica que se ha venido desarrollando en el complejo de la cueva de Gorham, y que culminó, hace ahora algo más de un año, con la declaración de dicho yacimiento, por parte de la Unesco, como Patrimonio de la Humanidad.

Por su parte, los tres escritores que participaron en la mesa redonda, bajo el título ‘La literatura del Estrecho’, coincidieron en señalar el importante papel de la literatura como nexo de unión entre los pueblos, por encima de barreras lingüísticas, culturales, políticas y sociales.

“Nunca ha sido el Estrecho una frontera literaria, ha sido una frontera ficticia”, comentó la española  Paloma Fernández Gomá, que realizó un extenso repaso por la poesía de ambas orillas, con especial hincapié en la obra de numerosos autores marroquíes, y que defendió el mestizaje, el interés por el otro y la interculturalidad a la que el área geográfica del Estrecho casi “obliga” a los escritores. La escritora madrileña, afincada desde hace muchos años en Algeciras, miembro de honor de la Asociación de Escritores Marroquíes en Lengua Española y fundadora y directora de la revista cultural “Dos Orillas”, defendió la necesidad de seguir apostando por iniciativas como la de esta publicación, que permitan dar aún más difusión a la obra de los autores de esta área común que compartimos, y que en muchos casos son aún desconocidos.

“Para mí, el Estrecho es un punto de partida”, señaló Trino Cruz, que, de formación anglosajona, empezó a escribir en español en los años 80, tras regresar a Gibraltar, conocer al periodista y escritor Juan José Téllez, y participar en un homenaje a Rafael Alberti. “El idioma no puede ser nunca una barrera para la creación literaria; de hecho, muchas de las obras que todos hemos leído son traducciones de otros idiomas”, comentó el poeta gibraltareño, que defendió también la necesidad de los ciudadanos de ampliar nuestro espacio cultural, incluso más allá del Estrecho, “más allá del círculo cómodo que nos acoge y en el que convivimos”.

“Interactuar culturalmente con el otro contribuye a su mejor conocimiento”, concluyó, por su parte, Jalal Goundali, que destacó el resurgimiento por el interés en la cultura andalusí, y que comparó a Oriente y Occidente como “un matrimonio que lleva muchos años conviviendo, unas veces mejor, otras veces peor, pero que, lamentablemente, nunca se llegan a entender del todo”.

 El 35 Congreso de Periodistas del Estrecho, que llegará a su fin el domingo 26, continúa con la realización de varias visitas de interés turístico y cultural por la ciudad anfitriona.

Como suele ser habitual, se elaborarán las conclusiones por parte de las dos delegaciones participantes, así como con la ya tradicional entrega de diplomas. Asimismo, cabe mencionar que previamente, se hizo hecho entrega de la 5ª edición del Premio John Morgan Searle, establecido hace ahora cinco años para honrar la memoria del desaparecido periodista gibraltareño, que fuera director del Gibraltar Chronicle, socio de la APCG, socio honorífico de la Asociación de Periodistas del Norte de Marruecos y habitual y activo participante, durante años, en los Congresos de Periodistas del Estrecho.