11:35 h. Domingo, 23 de Julio de 2017

Denuncia del mal estado y saqueos en los cementerios cristianos de Tánger y Larache

Españoles con familiares enterrados en los cementerios de Tánger y Larache han solicitado mejoras en los camposantos tras haberse producido asaltos y profanaciones.

laesfera.opennemas.com  |  15 de Enero de 2017 (22:09 h.)
Más acciones:

Tumba saqueada en Tánger
Tumba saqueada en Tánger

Por Jesús Cabaleiro

En el cementerio internacional de Tánger, conocido como cementerio de Boubana, han sido saqueadas por desconocidos unas 500 tumbas en el plazo de tres años, la última ocasión fue el pasado viernes 13 de enero que se saquearon dos, mientras que el pasado 17 de diciembre de 2016 donde se profanaron unas 40.

El último caso en Tánger es un nuevo episodio tras los ocurridos en el pasado como en marzo de 2016, donde  también hubo 35 profanaciones y en 2015 también se produjo un ataque con 62 tumbas que sufrieron destrozos y saqueos. 

A esta situación se añade la del primer cementerio cristiano de Larache, mostrándose los descendientes que tienen familiares enterrados, el mal estado del camposanto. En esta localidad, los familiares se están organizando para reclamar alguna mejora del mismo. El escritor larachense Sergio Barce que ha dedicado varios libros a la localidad marroquí ha sido uno de los que se ha hecho eco de la situación.

Este camposanto ubicado cerca del cementerio judío –remodelado recientemente pero sigue en mal estado- y es denominado cementerio de los Gallego, por ser gran parte de la familia allí enterrada ya desde finales del siglo XIX ya que allí no se enterraba a nadie desde 1923. Actualmente alberga unas 38 tumbas, de ellos un 95 por ciento son españoles.

Pero los principales problemas se concentran en Tánger, han pasado casi tres años desde los primeros ataques al cementerio y los españoles residentes  y con familiares en el cementerio denuncian que la situación no ha mejorado a pesar de las promesas realizadas por las autoridades municipales, empezando por el entonces alcalde, Fouad El Omari en junio de 2015. 

Hay que recordar que tras las  elecciones locales hubo un nuevo alcalde de Tánger, perteneciente al Partido Justicia y Desarrollo (PJD), Mohamed Baschir Abdellaoui, quien ya ha recibido las quejas consulares.

Asimismo estos españoles se han vuelto a quejar mediante escritos al consulado español en la ciudad del Estrecho que preside actualmente Pablo Zaldívar –que sustituyó a Arturo Reig- para que hiciera gestiones ante las autoridades locales, al igual que ha realizado la Asociación Malabata de antiguos alumnos que preside Ragnvald Nilsen. 

En su escrito al cónsul español y francés en Tánger realizado el pasado mes de diciembre, la asociación señala, “la Policía marroquí es conocida por su eficacia, pero en este asunto llevamos tres años sin resultado y el Ayuntamiento muy poco ha obrado para reparar los daños y evitar nuevas profanaciones. El muro exterior tiene una altura de 80 centímetros sobre el costado derecho del cementerio: habría que elevar todos los muros ó  tener una guardia suficiente y armada ya que la eventual persona de servicio por la noche esta atemorizada cuando los grupos de más de diez criminales se presentan con herramienta pesada. Además, ya sería el momento para que el Ayuntamiento limpie completamente y regularmente el cementerio que lleva años totalmente abandonado, y pinte de blanco los accesos a las tumbas profanadas reparados de forma insuficiente y ponga las referencias de las personas enterradas y cuyas láminas han sido salvajamente destruidas”.

Otro de los escritos enviados al consul recientemente le insiste para que traslade sus quejas al wali y al alcalde tangerino recordando que llevan años sufriendo esta situación.

La gran mayoría de los tangerinos condena estos hechos que observan con gran preocupación, se han producido robos de material como mármol y alabastro. Los consulados de España y Francia en Tánger afirmaron en su día que estarían vigilantes en este tema.

El Ayuntamiento había señalado en marzo de 2016 que se iban a acondicionar, en un plazo máximo de 18 meses, todos los cementerios de la ciudad. Además se anunció la construcción de uno nuevo, musulmán, en la carretera de las Grutas de Hércules, en Mesnana-Rahrah, donde el 30% quedará reservado para otras confesiones, entre otras la cristiana, toda vez que Boubana está completo y no admite más enterramientos

El cementerio de Boubana, abarca seis hectáreas, fue fundado en 1916, por lo que ya ha cumplido su centenario. Este camposanto donde la mayoría de los enterrados es cristiano contiene una mayoría de tumbas de españoles, aunque también se encuentran un buen número de franceses, italianos y otras nacionalidades como alemanes, allí enterrados, la mayoría en la etapa del Tánger internacional, de 1923-1956

Excluyendo el culto musulmán, Tánger tiene un cementerio anglicano, ubicado en la parte antigua de la ciudad, la Medina y dos judíos, uno también cerca de la Medina, en la calle Portugal y otro en la carretera de Rabat.