04:55 h. domingo, 16 de agosto de 2020

‘El pan a secas’ de Mohamed Chukri, adaptado al cómic

Director  |  09 de febrero de 2020 (05:47 h.)
Portada cómic
Portada cómic
La obra 'El pan a secas' del escritor marroquí, Mohamed Chukri, traducida a 40 idiomas, conoce ahora una versión al comic en francés a cargo del padre de la banda diseñada en Marruecos, Abdelaziz Mouride.

 

Por Jesús Cabaleiro

La novela ‘El pan a secas’ del escritor marroquí Mohamed Chukri (1935-2003) ha sido adaptada al cómic en una edición en Francia a cargo de la editorial Alifbata y a cargo del dibujante de cómics marroquí Abdelaziz Mouride (1949-2013).

Un editor de cómics independiente con sede en Marsella publica la adaptación inacabada en francés de ‘El pan a secas’ (Al-khubz al-hafi en árabe) de Mohamed Chukri, a cargo del considerado padre de la banda diseñada marroquí, uno de los artistas de cómics más conocidos de Marruecos, Abdelaziz Mouride.

Mouride falleció en 2013, cuando casi había terminado su versión en cómic de ‘El pan a secas’, pero aún no había encontrado un editor. Algunas de las tiras todavía estaban en blanco y negro, otras en color. 

Simona Gabrieli, lingüista y cofundadora de la editorial Alifbata, que publica cómics traducidos del árabe, había estado pensando en comenzar una colección de clásicos árabes en forma de cómic, combinando la adaptación con un dibujante de cómics del país de origen del autor.

En una feria de cómics en París, Jean-François Chanson, ex editor de cómics francés en Marruecos, en éditions Alberti, se presentó y le contó sobre la versión de Mouride de ‘El pan a secas’. A partir de entonces trabajó en el proyecto hasta culminarlo y ya salir editado.

La editora y autora marroquí Kenza Sefrioui es la autora del prólogo donde escribe, "... la sociedad marroquí, profundamente injusta y dura, lamentablemente proporciona abundante material".

Por su parte, el epílogo está escrito por Jean-François Chanson con la aportación del hijo de Mouride, Jad.  Chanson afirma que Mouride le dijo a un periodista de un periódico belga en 2010: “La fuerza de nuestros tabúes significa que tendemos a ocultar los problemas que hemos relacionado con la pobreza; como la prostitución o los niños de la calle. [Pero] lo que más me impresionó en este libro no es la vida disoluta del joven Chukri, sino el hecho de que un niño que pasó su vida en la calle en medio de la prostitución y el alcohol, renació a los veinte años de sus cenizas".

Mouride comienza su cómic con la escena de la detención del futuro escritor, en la comisaría de policía, y decide que quiere aprender a leer y escribir, y es que el dibujante descubrió el libro de Chukri mientras estaba en prisión. La vida de Chukri  pasa en forma de flash backs durante las conversaciones con sus compañeros de prisión.

El dibujante marroquí ignora los tabúes y cuenta el alcoholismo del escritor, su uso de drogas y atracción por la prostitución o las terribles dificultades de su adolescencia. El dibujo completa un texto lleno de referencias históricas a la región del Rif o la represión colonial francesa. A veces aparece la traducción literal al francés de Tahar Ben Jelloun palabra por palabra, y otras veces reescribe los diálogos.

Biografía

Abdelaziz Mouride nació en Casablanca en 1949. En 1969 cofundó una célula política clandestina de izquierda llamada ‘Movimiento 23 de marzo’ que lleva la fecha de la represión mortal que durante el reinado de Hassan II se infligió a los manifestantes estudiantiles el 23 de marzo de 1965. En 1974 fue arrestado y torturado, y en 1977 después de un juicio fue condenado a 22 años de prisión. 

Encarcelado un tiempo en la infame prisión de Kenitra donde permaneció hasta 1984, emprendió un esfuerzo extremadamente arriesgado, que consistía en dibujar en forma de historietas, su encarcelamiento, compañeros de prisión y sus tremendas condiciones: tortura, aislamiento, muerte,  guardias sádicos, huelgas de hambre e intentos de forzar la alimentación de prisioneros. 

Amnistía Internacional sacó las tiras de Marruecos de contrabando y las tradujo al francés el poeta y también ex preso político, Abdellatif Laabi y las publicó en Bélgica con seudónimo en 1982 como Dans les entrailles de mon pays (En las entrañas de mi país).

Fue en Kenitra donde Mouride descubrió la versión francesa de ‘El pan a secas’; aunque en ese momento estaba prohibido en Marruecos, -desde 1982 hasta 2000- Amnistía Internacional lo distribuyó con una traducción del escritor Tahar Ben Jelloun, publicada en 1980,  junto con otros libros a los presos. En él, dijo, vio una "parábola de su pasado y el de su país". Mouride, sostenía que los cómics llegaban a todas las capas de la población.

Cuando salió de prisión en 1984 trabajó en el diario en francés Le Matin y también fue profesor de Bellas Artes. Fue autor de On affame bien les rats ! (Matamos de hambre a las ratas) en 2000, la primera novela gráfica publicada en Marruecos sobre la situación de las prisiones en la época de Hassan II, se trata de la versión revisada de la obra que había escrito mientras estaba encarcelado. Falleció en 2013 en Casablanca.

En el Maghreb Orient des Livres, de París que tendrá lugar el fin de semana del 7 al 9 de febrero, la editorial Alifbata  venderá el libro en su stand.

También una exposición del trabajo de Abdelaziz Mouride en ‘El pan a secas’ se exhibirá en el centro Jean Giono en la localidad de Manosque, sur de Francia, del 10 de febrero al 7 de marzo de 2020. El libro también estará a la venta en la exposición.

Por otra parte, el director argelino Rachid Benhadj pudo convencer a Mohamed Chukri antes de su muerte para que le diera los derechos de la película e incluso aceptar un cameo. Filmada en Rabat y Tánger con el actor Saïd Taghmaoui encarnando a Chukri como adulto, la película se estrenó en 2005, ya habiendo fallecido el escritor.