07:49 h. Viernes, 24 de Noviembre de 2017

El Consulado marroquí de Algeciras cambia de sede

Las nuevas oficinas consulares de Marruecos en Algeciras, situadas en el histórico edificio catalogado del Hotel Anglo-Hispano, ya funcionan a pleno rendimiento. 

laesfera.opennemas.com  |  27 de Enero de 2016 (18:47 h.)
Más acciones:

saludo alcalde consul
saludo alcalde consul

Por Jesús Cabaleiro

Las nuevas oficinas consulares de Marruecos en Algeciras, situadas en el histórico edificio catalogado del Hotel Anglo-Hispano, ya funcionan a pleno rendimiento. El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, visitó al cónsul, Abdelfatah Lebbar, y posteriormente mantuvieron un encuentro cuyo contenido giró en torno a las relaciones entre ambos países en materia industrial, cultural y de seguridad. 

Hay que recordar que en junio de 2014 el entonces alcalde de Tánger, Fouad El Omari y su homólogo de Algeciras, José Ignacio Landaluce, firmaron un protocolo conjunto de intenciones para intensificar la cooperación social, económica y cultural entre ambas ciudades. En Tánger hay una calle Algeciras, una calle pequeña cerca del centro aunque no esté ni rotulada.

Lebbar, que estrenó su cargo en Algeciras en noviembre de 2015 como cónsul para las provincias de Cádiz y Málaga, acaba de ultimar el traslado de las oficinas consulares al actual emplazamiento, donde cuentan con mucho más espacio y mejores accesos. Los marroquíes residentes  en la zona son más de 5.000. El área de influencia de este consulado es la provincia de Málaga y Cádiz. Hay otros Consulados marroquíes en Andalucía, en Almería y en Sevilla.

Abdelfattah Lebbar (Casablanca, 1963), diplomático de carrera con más de 20 años de experiencia, ha estado destinado en Polonia, Argentina ha sido cónsul de Marruecos en Málaga, Tarragona y Baleares.

Durante la reunión Lebbar tuvo la oportunidad de explicar al alcalde sus proyectos e ideas para mejorar el servicio consular así como su interés por colaborar con la ciudad para el fortalecimiento de las relaciones económicas, culturales y académicas. 

Landaluce aprovechó la ocasión para felicitar tanto al cónsul como a los funcionarios de la oficina "por las nuevas y magníficas instalaciones" y reiteró "el interés para ambos países en mantener un contacto muy fluido en cuanto que somos ya el primer inversor extranjero en Marruecos, por delante de Francia incluso, y debemos seguir esta línea de colaboración que tan buenos frutos está dando para todos".

En el consultado se renueva la carta nacional de identidad y pasaportes, legalizan matrimonios, registros de nacimientos, solicitudes de certificados de noviazgo, expiden libros de familia y certificados de penales, se obtienen ayudas sociales para necesidades concretas como la repatriación de familiares fallecidos, se hacen poderes y autorizaciones oficiales.

La nueva sede consular cuenta con salas de espera amplias. Un vigilante jurado vela por la seguridad. Un mostrador de recepción orienta a todo el que entra para hacer alguna gestión.